Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
oecd_video_1
ELZABURU
ELZABURU

El impacto económico del comercio mundial de productos falsificados: imposible mirar hacia otro lado

El pasado día 18 fue presentado el estudio en la sede de la OCDE en
París “Comercio de productos falsificados y pirateados: calibrando el impacto económico” elaborado conjuntamente por la OCDE y la UEIPO. La publicación de
este estudio se produjo en la víspera del inicio del 2016 OECD Integrity Forum que se desarrolló los días 19 y 20 de abril de 2016.

Ambas instituciones han analizado la información de casi
medio millón de retenciones aduaneras en todo el mundo desde 2010 a 2013 y han
elaborado el estudio más riguroso hasta la fecha de estimación del tráfico
mundial de productos falsificados
.
Los resultados del estudio se refieren a retenciones
aduaneras, no incluyendo productos falsificados y paralelos producidos y
consumidos en el interior del país ni los productos digitales pirateados en
Internet. Resaltamos algunos datos en dicho estudio:
– el tráfico internacional de productos falsificados o
pirateados en 2013 representaron el 2,5 % del total del comercio mundial por
valor de 461.000 millones de USD. Esta cantidad equivale al PIB de Austria o el
PIB combinado de Irlanda y la República Checa, lo que da una clara idea de los
posibles ingresos económicos que obtienen las organizaciones criminales
envueltas en este comercio.
– la importación en EU de este tipo de productos en 2013
alcanzó el 5 % del total de las importaciones con valor de 85.000 millones de
euros (116.000 millones USD), lo que sugiere que las falsificaciones en la UE
tienen el doble de impacto que en el total mundial.
– la falsificación y la piratería tienen gran importancia en
una economía global impulsada por la innovación, suponiendo la principal
amenaza a la economía basada en el conocimiento. La protección y defensa de la
propiedad industrial e intelectual es uno de los principales impulsores de la
innovación
, contribuyendo al crecimiento económico a largo plazo.
– los falsificadores y los piratas maximizan sus beneficios
dirigiéndose a todos los segmentos de mercado: tanto a los compradores que
creen comprar un producto original (mercado primario) como a los que
directamente quieren comprar productos falsificados (mercado secundario).
– cualquier producto en el que la propiedad industrial e
intelectual añada valor económico y cree diferencias de precios se convierte en
objetivo para los falsificadores, afectando a cualquier tipo de producto,
tanto para consumidores de productos de lujo como para empresas y consumidores
normales.
– la falsificación y piratería es un fenómeno global y
dinámico que se apoya en la recuperación del comercio tras la crisis, la apertura
de mercados en muchas regiones, la aparición y globalización de cadenas de
valor y la explosión del comercio electrónico.
– este tipo de productos se originan prácticamente en todas
las economías
en todos los continentes, siendo China la mayor economía
productora.
– los países cuyas empresas han sido más golpeadas por el
comercio de productos falsificados y pirateados son los siguientes: Estados
Unidos (20%); Italia (15%); Francia y Suiza (12%); Japón y Alemania (8%); Reino
Unido (4%); Luxemburgo (3%); Finlandia, España y Bélgica (2%) y China (1%).
Algunos países emergentes cuyas compañías innovadoras se apoyan en la propiedad
industrial e intelectual para basar su estrategia global de desarrollo también
sufren este tipo de infracciones.
– las rutas comerciales de los productos falsificados y
pirateados son complejas
y son objeto de cambios dinámicos a través de puntos de
tránsito, algunos de estos en economías con un gobierno débil o con fuerte
presencia de organizaciones criminales o redes terroristas, como Afganistán y
Siria, con cambios cada año para explotar los resquicios y ausencias de control
que se presenten en cada momento.
– continuo aumento del porcentaje de pequeños envíos,
principalmente a través de envíos postales o empresas de mensajería, debido a
la creciente importancia de Internet y el comercio-e en el comercio mundial.
Por un lado, los traficantes se benefician del descenso de costes en este tipo
de envíos, evitando su detección y minimizando los riesgos de sanción, mientras
que, por otro lado, se aumentan los costes operacionales de control y detención
por las aduanas debido al enorme volumen de envíos.

Los distintos países pueden y deben establecer, de forma
individual o conjunta, soluciones políticas y de protección efectiva frente a
este fenómeno global que afecta no sólo al titular del derecho de propiedad
industrial e intelectual sino al propio Estado y a la sociedad en su conjunto.
Como pone de manifiesto el documento de base para el 2016 OECD Integrity Forum, los costes de la inacción son significativos, ya que
exponen a la sociedad a las amenazas globales engendradas por el lado oscuro de
la globalización, en el que la ausencia de controles efectivos de integridad en
las administraciones aduaneras pueden beneficiar al crimen organizado
permitiendo prosperar el tráfico ilícito y el contrabando, que incluye tanto
productos prohibidos como falsificados, estimando que las pérdidas de ingresos
aduaneros por la corrupción en ese sector en los Estados miembros de la OCDE
alcanzan un mínimo de 2.000 millones USD cada año. Una cifra que no permite
mirar hacia otro lado.
N.BVersión española del artículo publicado en el Managing IP Blog

Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.com/
Compartir post →

Quizá te pueda interesar...